El Mundo.es País Vasco – Patxi Arostegi | Bilbao

  • Cafés El Abra ofrece una máquina que da las bebidas calientes encapsuladas
  • Con este sistema conserva intacto el sabor original
  • Puede producir 50 cápsulas por minuto
  • La cuota de mercado de estas máquinas es de un 17%

El popular sector de café bajo demanda (on demand, en inglés) es un mercado que no para de crecer. Esta modalidad de distribución cafetera, basada en servir este producto en pequeñas cápsulas, presenta una cuota de mercado en la venta de este tipo de máquinas de un 17% en todo el mundo, según datos publicados por la consultora AC Nielsen.

La empresa vasca Cafés El Abra ha dado un paso adelante en este mercado desarrollando la primera máquina encapsuladora de cafés en Euskadi. Se trata de un novedoso equipamiento que permite obtener el café en monodosis, manteniendo el aroma y sabor original del producto intacto. “En el año 2009 apostamos por este tipo de tecnología porque vimos que los hábitos en el consumo del café estaban cambiando en oficinas y en los hogares. Por ello, decidimos poner en marcha una máquina que ofreciera el café en pequeñas dosis”, explica Ignacio Astelarra, gerente de Cafés El Abra.

El proceso de generación de este revolucionario concepto de entrega de cafés en monodosis comienza cuando la máquina inicia el procesado del grano. “Éste es molido y tostado en una cantidad aproximada de siete gramos y se sella para después ser envasado”, describen los responsables del proyecto. La encapsuladora procede así al envasado de la sustancia a través de un sistema innovador. “La máquina encapsuladora envuelve el grano en una atmósfera inerte que logra conservar el aroma original del el café, antes de que éste sea entregado al cliente”.

La novedosa tecnología ofrece múltiples ventajas a los consumidores de esta bebida deliciosa. Así, el primer beneficio que aporta es que el usuario puede tomar su café en el momento preciso que desee degustarlo y sin “esperar un sólo minuto”. “Es un sistema muy rápido, ya que en treinta segundos puede tener su café preparado”, añaden los responsables de esta revolucionaria máquina.

Junto a esta atractiva prestación, el aparato agrega una elevada capacidad de envasado. No en vano, puede producir hasta 50 cápsulas por minuto, un ritmo de envasado muy superior al habitual de las máquinas convencionales. Una ventaja práctica que los responsables añaden a la calidad de un producto que no experimenta alteraciones en su sabor.

“El sistema inerte de envasado permite a los consumidores recibir su café en unas perfectas condiciones y mantener su aroma durante un largo tiempo“, resumen desde el equipo responsable de la empresa Cafés El Abra quienes añaden la limpieza del proceso, así como la facilidad de instalación de la máquina para los profesionales.

En paralelo a estos beneficios, la composición plástica de las cápsulas es biodegradable. Una característica que evita la contaminación del medio ambiente, un vez son consumidos los envases. “Cuando se envía a la máquina de compostaje este no se convierte en un residuo contaminante para el entorno”. Entre los sectores profesionales a los que puede ir destinado esta pionera máquina se hallan oficinas, empresas industriales o el propio ámbito doméstico. “Desde los establecimientos hosteleros también hemos recibido peticiones para adquirirla para completar su carta de cafés”, concluye.