ORIGEN DE LA PALABRA CAFÉ

Existen varias teorías respecto al origen de la palabra CAFÉ.

  • Una de ellas es que viene de la provincia etíope de KAFFA , zona de donde procede el arbusto del café.
  • Otra es que viene de la palabra árabe KAWAH , que significa fuerza.

PROPAGACIÓN DEL CAFETO A LO LARGO DEL MUNDO

Si preguntamos a la gente por la calle de que país es originario el CAFÉ la mayor parte nos citara cualquier país sudamericano como Colombia, Brasil, etc…, cuando la realidad es que la planta es originaria de África y mas exactamente de ETIOPÍA (antigua ABISINIA) . El como el arbusto del café (cafeto) viajó a lo largo y ancho del mundo es digno de ser el argumento de una novela.

El café, como hemos dicho, originario de ETIOPÍA fue llevado por los traficantes de esclavos y por los peregrinos musulmanes a KENIA y a YEMEN (antigua ARABIA). Los árabes protegían su hegemonía en el mercado del café, que para que nadie pudiera plantar cafetos en otras regiones, estaba prohibida la venta de granos que no estuvieran bien secos por el calor con el fin de que los granos no pudieran germinar.

Cuando los navegantes holandeses iban a Indonesia, antiguas colonias holandesas, a través del Cabo de Buena Esperanza, en lugar de dirigirse directamente al Este remontaban la costa oriental africana y el puerto de MOKA (YEMEN) era una escala que estaba casi en su ruta.

Fue desde este puerto y en barcos holandeses desde donde salieron los primeros plantones (a escondidas), en el año 1690 rumbo a las Indias Orientales primero a CEYLAN y luego a JAVA.

A la India parece ser que llegó mediante un peregrino musulmán llamado Baba Budant de la región de Mysore, que a su regreso de la Meca y después de haber probado el café, se hizo con unas semillas las cuales las escondió entre sus ropas y las llevo de vuelta a su país.

En el año 1706 llegaron a Amsterdam, al jardín botánico, unos plantones de cafeto.

En 1714 y después de la firma del tratado de UTRECH el Burgomaestre de Amsterdam ofrece un plantón de cafeto al Rey de Francia Luis XIV, el cual lo confiá al cuidado del botanista Antoin de Jussieu, el cual lo planta en el Jardín de las Plantas de París.

Por aquel entonces el gobernador de Martinica, Capitán de Infantería de Marina Gabriel Mathieu de Clieu en sus viajes a París constata la fama del café en la sociedad francesa.

El capitán conocedor de las semejanzas de flora, de clima y del relieve y carácter volcánico entre las Indias orientales y Occidentales se dedica a buscar el arbusto por las Antillas pero no lo encontró. El Capitán considera que las condiciones que existen en Martinica pueden permitir cultivar el Café, pide en París que se le dé unos plantones de cafeto del Jardín de las Plantas lo cual se le niega. Considerando la importancia económica para Martinica el poder producir Café decide robar un plantón. Es el año 1723 cuando el Gobernador de Martinica embarca en su barco en el puerto de Nantes el cafeto y pone rumbo a Martinica.

Los holandeses enterados de que el cafeto iba rumbo a Martinica intentan matarlo para evitar que llegue a su destino poniendo en peligro la posición predominante de los holandeses en el mercado del café. Para ello recurren a todo tipo de artimañas, hasta regarlo con agua salada pero no consiguen su objetivo ya que el Capitán guardaba perfectamente protegido, por un pequeño invernadero, al arbusto.

En su travesía es atacado por los piratas Tunecinos en el Atlántico y en el fragor del combate el invernadero es destruido.

Tras un mes de calma chicha el agua empieza a escasear y el Capitán Clieu comparte el racionamiento de la misma con la planta. Cuando ya estaban a solo día y medio de su destino una terrible tormenta embarca cantidad de agua en el navío que recubre al cafeto de sal, pero milagrosamente el cafeto sobrevive.

El cafeto finalmente se plantó en las fértiles tierras de Martinica y después de la primera floración se cosecharon los primeros granos los cuales se distribuyeron entre los habitantes de la isla para que fueran plantados.

Desde Martinica el café llego a a Haití y luego a República Dominicana durante la sublevación de esclavos.

También el café paso de Martinica a Puerto Rico de manos de los franceses en el año 1755.

El café llego a Guatemala por los jesuitas que los llevaron primero a la zona de la capital Antigua y luego al sur del país.

A finales del siglo XVIII el café fue llevado a Cuba por Don Antonio Gelabert y en 1779 los jesuitas los llevaron a Costa Rica.

Desde Costa Rica el café paso Venezuela y a finales del siglo XVIII a Colombia.

El desarrollo del Cafeto en Colombia fue muy complicado ya que aunque se estableció una ley por parte del gobierno español de la obligación de plantar cafetos los colombianos se negaban en redondo ya que desde que se plantaba un cafeto hasta que se recogía la primera cosecha pasaba al menos 3/4 años y ellos de que iban a comer mientras tanto, así que plantaban patatas, maíz, etc… que eran plantas de desarrollo anual. Un día un Jesuita tuvo una idea para conseguir que se plantaran cafetos y no fue otra que poner como penitencia a sus feligreses en función de sus pecados plantar una serie de cafetos en sus tierras. Este fue el inicio del desarrollo de una gran fuente de ingresos en la actualidad para Colombia. Por eso se dice que la economía mas importante de Colombia (el café) viene de los pecados de los colombianos que a tenor del numero de cafetos plantados debían de ser muchos.

Por estos tiempos Brasil deseaba entrar en el mercado del café, pero para ello necesitaba conseguir unas semillas del café. Para lo cual el emperador de Brasil aprovecha la petición por parte de la Guayana francesa y holandesa para mediar en un conflicto de fronteras y envía al coronel Palheta, militar muy hábil, con el objetivo de hacerse con las semillas. El coronel haciendo uso de su atractivo sedujo a la mujer del gobernador de la Guayana Francesa la cual al despedirse después de terminada la misión le hace entrega de un ramo de flores en cuyo interior van varias ramas del arbusto del café el cual tenia unos granos. Estos granos fueron el comienzo en el camino de conseguir que Brasil sea en la actualidad el primer país productor de café del mundo.

De Brasil el café llega a Hawai de la mano del misionero Samuel Rufles en 1818.