El café es para todo el año, pero hay épocas en que en vez de apetecernos tomar un café caliente preferimos algo más fresquito.

En verano hay multitud de maneras de seguir siendo fieles a nuestra bebida favorita de una forma más refrescante.

El más sencillo es el típico café solo con hielos, pero para quienes quieran hacer una bebida algo más elaborada pueden atreverse con un granizado de café, muy sencillo de preparar. Solo se necesita tener café y azúcar, y verter la mezcla en una bandeja de cubitos y helarla en el congelador. Después hay que machacar la preparación completamente para romper los hielos y volver a meterla en el congelador. Repetir esta operación dos veces más y guardar hasta el momento de servir.

Los más golosos pueden recurrir a un helado de café, una opción idónea para la hora del mediodía o en el paseo vespertino. Aquí os dejamos los ingredientes con los que podéis hacer este delicioso postre:

  • ¾ de litro de leche
  • 9 yemas de huevo
  • 300 gramos de azúcar
  • 4 cucharadas de café molido
  • 1 rama de vainilla

Una vez dispongamos de todos estos ingredientes hay que llevar a cabo lo siguientes pasos:

  1. Cocer la leche junto con la vainilla y dejar reposar unos minutos.
  2. Mientras tanto, hay que mezclar todas las yemas con el azúcar y el café.
  3. A esta mezcla hay que añadirle la leche y batirla para que se mezclen bien los ingredientes.
  4. Una vez esté todo bien mezclado hay que cocerlo lentamente mientras se remueve con una cuchara de madera. Cuando se espesa es el momento de retirarlo del fuego y dejarlo enfriar.
  5. Tras pasar la mezcla por un colador hay que ponerla en una bandeja para hielos o en un molde. Una vez tapado el recipiente con papel de aluminio hay que dejarlo congelar durante 30 minutos.
  6. Tras sacar el preparado del congelador es necesario volver a revolverlo completamente y meterlo de nuevo a congelar.
  7. Esta operación hay que repetirla dos veces más y guardar el helado hasta el momento de servir.